Importancia de un Control Ginecológico

Importancia de un Control Ginecológico

El control ginecológico es fundamental para la prevención de distintas patologías, en especial aquellas relacionadas con el cuello de útero. Es recomendable realizarlo una vez al año, e involucra el Papanicolau, la Colposcopia, y el Examen Mamario.

La consulta anual representa, en la mayoría de los casos, un examen en estado de salud aparente dado que la mayoría de las personas no necesariamente están enfermas. Además, es significativo transmitir que muchas situaciones de enfermedad se traducen a través de los estudios de rutina, significando que no debe esperarse a presentar un síntoma sino solamente proponerse cumplir con la revisión ginecológica anual.

Toda mujer debería hacerse un examen ginecológico completo anualmente:

  • Desde el momento que comienza a tener relaciones sexuales.
  • A partir de los 25 años, aunque no tenga relaciones sexuales.

La revisión ginecológica tiene una doble finalidad:

• La prevención: detectando factores de riesgo que deban corregirse.
• El diagnóstico precoz: evaluando el estado del aparato genital y las mamas, para comprobar su normalidad o poder detectar patologías que requieran tratamiento.

La finalidad de la revisión ginecológica es la prevención y detección precoz de alteraciones de los órganos reproductores, fundamentalmente en relación con:

• Las enfermedades de transmisión sexual.
• El cáncer ginecológico.
• El cáncer de mama.

Una revisión ginecológica completa consta normalmente de:

• Un interrogatorio clínico o antecedentes familiares
• Una exploración física.
• Unas pruebas auxiliares

En concreto las exploraciones que se pueden realizar son:

• La exploración abdominal:

-Consiste en la inspección, la palpación, la percusión, la auscultación y la mensuración del abdomen.

• La inspección de los genitales externos en la que se examinan:

-Los labios mayores y menores.
-Las características del clítoris.
-Las características de la desembocadura del meato uretral.
-Las características del himen.

• La inspección de la vagina y el cuello uterino:

– Para visualizar la vagina y la parte externa del cuello uterino es preciso contar con algún instrumento que pueda introducirse en el conducto vaginal para mantener separadas sus paredes. Por ejemplo, un espéculo, aparato formado por dos valvas articuladas que pueden separarse accionando sobre el mango.

• Tacto vaginal y abdominal combinado:

-Consiste en la palpación de las paredes vaginales y el cuello uterino mediante la introducción de los dedos índice y medio en la vagina, previamente protegidos con un guante y facilitada por el empleo de lubricantes. No requiere ninguna preparación ni provoca dolor, aunque si genera alguna molestia, en mujeres vírgenes o con introito vulvar muy estrecho, en estos casos puede introducirse un solo dedo. Para obtener más información, el tacto vaginal se completa con una palpación abdominal simultánea, con la otra mano, para delimitar el útero y los ovarios o posibles masas ginecológicas.

• Tacto rectal y abdominal combinado:

-Consiste en introducir en el recto el dedo índice, lubrificado con vaselina, mientras con la otra mano se palpa el abdomen. Esta exploración está especialmente indicada en mujeres vírgenes o en circunstancias en que no es posible la introducción digital a través del introito vulvar.

• Exploración mamaria:

– Palpación de las mamas para determinar sus características y detectar cualquier anormalidad. La exploración se complementa con un tacto de las áreas ganglionares de la axila y la zona clavicular, así como una expresión de los pezones para comprobar si existe algún tipo de derrame.

Las pruebas auxiliares rutinarias son:

Colposcopia:

Consiste en la observación directa y amplificada de todo el tracto genital inferior (cuello, vagina y vulva). Para la exploración se utiliza un aparato llamado colposcopio, que es un sistema óptico con un foco luminoso que proporciona aumentos y permite examinar el cuello del útero con mucha precisión.

• Citología:

Durante la inspección de las paredes, fondo vaginal y del cuello uterino, se procede a la recogida del material necesario para el estudio citológico cervicovaginal.

Dra. Ana Karina Torrico

Médico Especialista en Ginecología y Obstetricia

¿Necesitas Ayuda?

Facebook